lunes, 12 de noviembre de 2018

IMPORTANTES EVENTOS INTERNACIONALES SOBRE LAS VIOLENCIAS EN EL MUNDO DEL TRABAJO



SOBRE LA VIOLENCIA DE GÉNERO.


Esto lo encontré en INGREDIENTES QUE SUMAN, publicación de Oxfam. Vale la pena leerlas y meditar sobre su contenido. 

16 frases contra la violencia de género.
Las calles, las redes sociales y los medios de comunicación se han llenado de frases contra la violencia de género y por la igualdad de género. Algunas nos acompañan desde hace décadas, otras se han acuñado recientemente.
Pero quién las diga, desde cuándo y en qué lugar del mundo se crearon es lo de menos. Lo importante es su contenido y la fuerza con que las usemos. ¡Asúmelas en tu día a día!
Las frases contra la violencia de género que más suenan
En los carteles de las manifestaciones, en las paredes, en los posts de las redes sociales… Por todas partes nos encontramos frases contra la violencia de género que nos animan a denunciar a los agresores, que nos dan fortaleza para luchar o que nos invitan a tender una mano a las víctimas. ¡Aquí va nuestra selección!
o     “No quiero sentirme valiente cuando salga a la calle, quiero sentirme libre”. La hemos visto en numerosos carteles de las últimas manifestaciones feministas.
o    “No estás sola, denuncia, ¡somos libres!”. Por cada mujer que se atreva a denunciar tiene que surgir a su alrededor un gran apoyo de la administración pública y de su entorno, porque en soledad es muy difícil salir de la violencia en el seno familiar.
o    “Si te retienen, insultan, atacan, pegan o amenazan, no te confundas. Eso no es amor”. No te confundas, ni siquiera es “amor del malo”, ¡no es amor!
o    “Nos queremos vivas”. Es uno de los eslóganes contra la violencia de género con los que se grita pidiendo ayuda.
o    “Ni una menos”. Con esta máxima, el movimiento contra la violencia de género ha cogido fuerza en los últimos tiempos.
o    “El amor no es la ostia”. Este lema se ha visto mucho en las campañas contra la violencia de género. Anima a no pasar por alto el primer golpe porque al primero le sigue otro, y luego otro, y otro…
o    “Mi cuerpo no quiere tu opinión”. Las calles se han sembrado con carteles y pintadas con esta consigna feminista. Las mujeres no quieren ser “piropeadas” cuando van caminando, se sienten agredidas e intimidadas.
o    “La cantidad de ropa que uso no determina la cantidad de respeto que merezco”. Otra popular frase que pretende acabar con el estereotipo de que las mujeres son las culpables de ser agredidas porque van provocando con su manera de vestir.
o    “El silencio es letal en el maltrato hacia la mujer. Atrévete, sé valiente y denuncia al agresor”. Forma parte de una campaña de concienciación. Si eres testigo de una agresión a una mujer y no lo denuncias, te conviertes en cómplice de la persona maltratadora.
o    “Me podréis romper la mano, pero nunca la voz”. Hemos visto esta frase en multitud de carteles de las manifestaciones feministas. Nos habla de que la verdadera fortaleza no es la física, sino la mental.
o    “Este cuerpo es mío, no se toca, no se viola, no se mata”. Otro eslogan que reafirma que solo la propia mujer tiene derecho sobre su cuerpo.
o    “No es no”. Esta consigna lleva implícita una segunda: si no dices que sí, también es no. Nada, ni tu forma de vestir ni tu comportamiento; nada significa sí. Solo sí es sí.

Frases contra la violencia de género de personajes célebres
§   “Rompe el silencio. Cuando seas testigo de la violencia contra las mujeres no te quedes de brazos cruzados. Actúa”. Ban Ki-moon, exsecretario general de la ONU, nos invita a reaccionar cuando veamos una agresión a una mujer.
§  “El miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”. Eduardo Galeano, destacado periodista y escritor uruguayo, nos hace reflexionar con esta sentencia.
§  “La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve”. Aunque Martin Luther King es de sobra conocido por su lucha racial, su frase se puede aplicar a la lucha contra la violencia de género y, por extensión, a cualquier tipo de violencia.
§  “Nuestros hombres creen que ganar dinero y dar órdenes son la base del poder. No creen que el poder está en las manos de una mujer que cuida de todos durante el día y da a luz”. La activista pakistaní Malala Yousafzai ha tenido que emigrar amenazada por liderar la lucha por los derechos de las mujeres en su país, Pakistán.
El 2018 fue el año del feminismo y de la lucha contra la violencia de género. Y parece que estamos viviendo un momento histórico. Por fin hay una toma de conciencia a nivel mundial sobre la problemática y las consecuencias de vivir en un estado patriarcal con una sociedad machista. Pero hay algo que no debemos olvidar: debemos hacer el camino de la mano: ellos y ellas. 

jueves, 4 de octubre de 2018

CELEBRADO EN SANTA FE, ARGENTINA, LOS DÍAS 27 Y 28 EL III CONGRESO SINDICAL INTERNACIONAL POR "AMBIENTES DE TRABAJO LIBRES DE VIOLENCIA"

Ha sido una excelente oportunidad de intercambiar propósitos, ideas, llegar a acuerdos, convencernos una vez más, que es posible lograr el objetivo de un trabajo digno en un ambiente sano y saludable, que la violencia es un fenómeno que se puede eliminar si todos y todas nos abocamos a un nivel de TOLERANCIA CERO, pero de verdad. No es una consigna, es un trabajo decidido para garantizar las condiciones de trabajo que todo trabajador y trabajadora esperan en sus centros laborales. Les copio a continuación algunas imágenes interesantes.





INFORME SOBRE ACABAR CON LA VIOLENCIA Y EL ACOSO EN EL MUNDO DEL TRABAJO

En saludo al Centenario de la OIT se prepara la aprobación de un Convenio completado por una Recomendación en junio 2019 en la Conferencia Internacional del Trabajo. Pueden encontrar el material en el sitio de la OIT y se trata del Informe V (1) de agosto 2018
http://www.ilo.org/ilc/ILCSessions/107/reports/reports-to-the-conference/WCMS_637134/lang--es/index.htm

Entre las cuestiones más importantes está el hecho del reconocimiento de la violencia y el acoso como elementos discriminatorios, con una influencia nociva en el ambiente de trabajo, de conjunto con otros factores psicosociales, por lo cual el objetivo sería que el Convenio y la Recomendación sirvieran de base a la elaboración de la legislación nacional en las ramas del empleo, la seguridad y salud del trabajo, la igualdad y no discriminación y hasta la penal.

Otro aspecto interesante se da en el hecho de vincular las incidencias de la violencia doméstica en el mundo del trabajo y el deber del empleador de estar atento a la violencia causada por terceros ya sea clientes, proveedores, u otras personas que no están dentro de las relaciones de trabajo.

Solamente quisiéramos agregar como lo hemos hecho infinidad de veces, que la violencia es un fenómeno estructural, que depende de la superestructura política, económica y social, más que de las relaciones interpersonales, porque si fuese solamente un hecho entre dos personas o dos grupos o un grupo contra una persona, el empleador lograría su propósito de crear condiciones dignas de trabajo al eliminar al agente nocivo.

Pero la violencia ocurre por discriminación de grupos, por impedir el acceso a determinadas personas más vulnerables, por sobrecarga de trabajo, por la amenaza del desempleo y otros factores.

Sigamos prestando atención al tema que provoca la necesidad de formación, preparación e información permanente.

martes, 28 de agosto de 2018



Cuba: Acoso laboral, un mal invisible
Por Lirians Gordillo Piña
(
liriansgp@gmail.com)
La Habana, agosto (Especial de SEMlac).- Humillaciones, sobrecarga de tareas y altercados sistemáticos son manifestaciones del acoso laboral, una de las expresiones de la violencia que se propaga en silencio, según especialistas y activistas en Cuba.
"Muchas veces se quiere establecer que el acoso laboral es un problema entre dos personas y no lo es. Existen elementos que emanan de la propia estructura social, aunque los factores psicosociales que causan el acoso y sus manifestaciones estén invisibilizados", opina la abogada laboralista cubana Lidia Nieves Guevara Ramírez.
En su blog personal, Guevara Ramírez explica que en la violencia laboral y sus manifestaciones confluyen "el uso extralimitado y abusivo del poder, la reiteración y sistematicidad de las acciones dirigidas en contra de la víctima, la intencionalidad y la gravedad de las mismas, el atentado a los derechos humanos".
Los fines de estas acciones son someter a la víctima y que esta abandone voluntariamente el puesto laboral. Tales hechos han sido confirmados en la práctica diaria.
Liset Imbert Milan, especialista de los Servicios de Orientación Jurídica del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), ejemplifica a SEMlac algunas expresiones de acoso laboral referidas por personas que acuden a esa institución cubana.
Entre ellas incluye "evaluaciones excesivas, controles innecesarios, invasión de la vida privada, cuestionamientos a comportamientos y decisiones en el entorno laboral, llamadas de atención en público, no permitir las vacaciones o moverlas sin previo consentimiento de las trabajadoras."
Sin embargo, resulta muy difícil demostrar esta forma de violencia y el acoso laboral se perpetúa en el silencio y la naturalización. Para las especialistas, la invisibilidad es el freno principal para su prevención y abordaje integral; incluso los testigos pueden callar por miedo a ser la próxima víctima y el temor de perder el empleo.
"La primera dificultad es la prueba, porque el acosador trata de no dejar huella. Es muy difícil que usted demuestre que ha sido acosado, aunque haya testigos", declara Guevara Ramírez a SEMlac.
La complejidad aumenta por insuficiencias en la capacitación de juristas y la ausencia de instrumentos legales que tipifiquen el acoso laboral en el país.
El Código del Trabajo (Ley No. 116), promulgado en 2014, incluyó varios adelantos y su artículo 146 expresa que quien emplea es responsable de la "protección a la integridad física, psicológica y el debido respeto a la dignidad" de las y los trabajadores. Sin embargo, no existen mecanismos procesales para hacer efectiva la protección legal.
Como resultado, son pocas las demandas de acoso laboral en el país, apunta Guevara Ramírez en su artículo "Reflexiones en voz alta sobre la violencia laboral y su existencia en Cuba".
"Como no disponemos de una base legal en alguna norma de carácter laboral que tutele la protección del trabajador ante acciones de violencia laboral, sobre todo en su variante de carácter psicológico, las pocas reclamaciones presentadas en las Secciones de lo laboral de los tribunales populares municipales cubanos relativas a vulneración de derechos por violencia en el trabajo, han sido declaradas 'sin lugar' porque, si la conducta no está en la ley, es imposible sancionar ´lo que no existe´", señala.
Avanzar en la formación y la actualización legislativa es un llamado de profesionales y del activismo social en la isla del Caribe. Para especialistas y activistas, investigar, visibilizar, informar y legislar son verbos que necesitan ponerse en práctica para el beneficio de las víctimas, quienes sufren de una doble victimización ante la inoperancia de las leyes.
"La detección temprana y oportuna cuesta mucho trabajo. Todavía el acoso laboral está silenciado en nuestro contexto y es muy difícil de prevenir y enfrentar", afirma Guevara Ramírez.
Contra la pared y sin medios términos

Cualquier persona puede ser víctima de acoso laboral. Sin embargo, la discriminación por género, orientación sexual, identidad de género, color de la piel, lugar de procedencia, discapacidad y edad son dimensiones clave en el acoso laboral.
"Yo siento que las mujeres lesbianas sufren mucho acoso laboral, pero se hace de manera muy solapada. Es muy difícil demostrar que una persona está siendo acosada en el trabajo por su orientación sexual, sobre todo porque se exacerban las situaciones de tensión hasta que la persona reacciona de manera inadecuada o comete un error", comenta Teresa de Jesús Fernández a SEMlac.
La coordinadora nacional de la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales que acoge el Cenesex recuerda uno de los casos de acoso laboral más conocido y abordado en Cuba: la historia de Liana López Filpo y Olimpia Díaz Borges.
El testimonio de esta pareja, recogido en el libro Sobrevivientes, expone las vejaciones sistemáticas que vivieron estas mujeres, el largo camino de lucha en busca de justicia y los costos para la salud de ambas.
"El caso de Liana y Olimpia es el más conocido. Una puede ver cómo se aprovecharon para aplicarles las medidas más drásticas y así ha pasado en muchos otros lugares. No existen términos medios, ni se toman las mismas medidas, esos pasos intermedios que sabemos que se dan con otras personas", reflexiona Fernández.
Además de perder su empleo, la pareja sufrió graves daños en su salud y bienestar; padecieron de alteraciones del sueño, pérdida de peso e incluso afecciones cerebrovasculares.
Pero su historia es también ejemplo de la lucha. A pesar de no lograr la reparación de los daños, por varios años Liana y Olimpia batallaron y su activismo como mujeres lesbianas contribuyó a la formación y sensibilización de otras cubanas.
"Muchas mujeres lesbianas que forman parte de las redes han recibido talleres de formación, clases e instrumentos para darse cuenta de que las están acosando o dañando sus derechos y salud emocional. Pero, por muy conscientes que sean, no existen los mecanismos que permitan probar que están siendo víctima de ese tipo de acoso", refiere Fernández.
Para la activista cubana, ampliar el conocimiento de los derechos, mecanismos institucionales y procesos legales puede allanar el camino.
"Cuando tienen la formación, son más proactivas y enfrentan con mucha más serenidad las situaciones, que no quiere decir que obtengan resultados positivos. Hasta que no exista una legislación que ampare ante este tipo de acoso, hasta que las personas no lo identifiquen y denuncien y hasta que no existan profesionales de la abogacía sensibles, será muy difícil avanzar", concluye Fernández González.

CREADO EN FACEBOOK EL GRUPO "V CONGRESO IBEROAMERICANO SOBRE ACOSO LABORAL E INSTITUCIONAL"


CONVOCATORIA
V CONGRESO IBEROAMERICANO SOBRE ACOSO LABORAL E INSTITUCIONAL
Universidad de La Habana, Cuba
27 al 30 de agosto de 2019
Información No 1



La RED IBEROAMERICANA POR LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS Y LAS ORGANIZACIONES, la UNIÓN NACIONAL DE JURISTAS DE CUBA y el CENTRO NACIONAL DE EDUCACIÓN SEXUAL, convocan al V CONGRESO IBEROAMERICANO SOBRE ACOSO LABORAL E INSTITUCIONAL que se desarrollará los días 27 al 30 de agosto de 2019 en la Universidad de La Habana, Cuba, con el coauspicio de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, la Central de Trabajadores de Cuba, la Federación de Mujeres Cubanas, y otras importantes instituciones y organizaciones nacionales e internacionales colaboradoras.
Es nuestro objetivo poner en discusión, desde distintas ópticas, los factores de riesgo que con motivo de la participación de las personas en las relaciones laborales, causan daños a su salud, a la economía y la sociedad, entre ellos la violencia en el trabajo como patología social por estar presente en la cotidianidad del trabajo.

EJES TEMÁTICOS

·         Acoso laboral y otras formas de violencia psicológica
·         Factores de riesgo psicosociales: estrés, burnout, y otros.
·         Factores de riesgo organizacionales: carga de trabajo, horarios de trabajo, etc.
·         Enfoque de género y discriminación en las relaciones de trabajo
·         legislación anti acoso
·         Consecuencias del acoso laboral: el suicidio.
·         prácticas de violencia contra mujeres, niños y niñas en el mundo del trabajo
·         Trata y tráfico de personas como métodos de explotación laboral y  causa de
 violencia en el trabajo
·         Ciberacoso, uso de los medios de comunicación y de las redes sociales
como herramientas de violencia laboral. Repercusión social y laboral
·         Respuesta legal en países de Iberoamérica
·         La prueba de las conductas de violencia laboral.
·         Papel de los sindicatos en el enfrentamiento a la violencia laboral.
·         Criminalización de la violencia en el trabajo: retos y riesgos de su penalización

FORMAS DE PARTICIPACION

La presentación de las ponencias estará abierta hasta el _________________.
Las personas interesadas en participar deberán confirmar su asistencia antes del ________________.
Las solicitudes de inscripción deberán enviarse al  lguevara46@gmail.com  con copia al presidencia3@unjc.co.cu  

    PARA MAYOR INFORMACIÓN CONTACTAR A:

    Ms C. Lydia Guevara Ramírez – Coordinadora                                          
    Calle 21 No. 552, esq. a D, Vedado, Plaza                                                     
    La Habana Código Postal 10400                                                                      
    Tel: (537) 832-6514//832-6209/832-7562
    Email: lguevara46@gmail.com